Legislativas en Georgia con oposición unida contra un millonario en el poder

El partido del gobierno en Georgia y un frente unido de la oposición reivindicaron cada uno por su lado la victoria en las elecciones legislativas...
  • Una mujer pasa por delante de carteles electorales para las elecciones legislativas, en Tiflis, Georgia, el 27 de octubre de 2020
Tiflis (AFP) |

El partido del gobierno en Georgia y un frente unido de la oposición reivindicaron cada uno por su lado la victoria en las elecciones legislativas que se celebraron el sábado, mientras que los sondeos a pie de urna daban también resultados contradictorios.

El líder del Sueño Georgiano (en el poder), el millonario Bidzina Ivanishvili, aseguró que su partido "ganó las elecciones por tercera vez consecutiva", mientras que el opositor Mijeíl Saakashvili, un expresidente exiliado, dijo que "los partidos de la oposición lograron una gran victoria".

Esas declaraciones contradictorias fueron acompañadas de sendos sondeos: según la cadena progubernamental Imedi TV, el Sueño Georgiano se impondría con el 55% de los votos, pero otro sondeo de la cadena afín a la oposición Mtavari TV indicó que la coalición opositora ganaría con el 52% de los sufragios.

A causa de las complejas reglas electorales, los resultados oficiales podrían tardar semanas.

"Los partidos de la oposición deben formar ahora un gobierno de unidad nacional", aseguró Saakashvili en un discurso televisado desde Ucrania, donde ejerce como consejero político y económico del presidente.

Ivanishvili, con 64 años, fue primer ministro en el pasado y es el hombre más rico de esta exrepública soviética, mientras que Saakashvili, con 52 años, ha tenido una carrera política rocambolesca en Ucrania en los últimos años.

Saakashvili logró sin embargo este año reunir las fuerzas de la oposición georgiana y conformar el Movimiento Nacional Unido (UNM).

Georgia, con unos cuatro millones de habitantes, es un ejemplo democrático entre las exrepúblicas de la URSS pero con una historia turbulenta.

El jueves, decenas de miles de partidarios de Saakashvili se reunieron en la plaza principal de Tiflis, la capital.

"Nuestra victoria se acerca. Georgia se ha despertado y está lista para elegir la libertad en vez de la opresión", dijo a la muchedumbre el opositor y expresidente, hablando por videoconferencia.

- Desgaste político -

Mijeíl Saakashvili se vio obligado a exiliarse en 2013 tras su segundo mandato por temor a ser detenido por acusaciones de abuso de poder. Considera volver y ser nombrado primer ministro, en caso de victoria en las legislativas.

En ocho años en el poder, la popularidad de Sueño Georgiano se ha desgastado, en un contexto de dificultades económicas y de acusaciones de que socava la democracia. Los críticos acusan a Bidzina Ivanishvili de haber ejercido presión sobre sus adversarios y favorecido la corrupción.

"Un oligarca que posee el 40% de la riqueza del país se ha apropiado de él y lo dirige como un feudo", denuncia Saakashvili, entrevistado por la AFP.

Según las estimaciones, la oposición tiene una pequeña ventaja en las intenciones de voto, pero Sueño Georgiano puede movilizar sus "recursos financieros y administrativos" para derrotarla, opina el experto Gia Nodia.

Gracias a una reforma que refuerza la representación proporcional los partidos pequeños tendrán más posibilidades de entrar en el parlamento (basta el 1% de los votos).

Pero dada la complejidad de las reglas electorales es posible que los resultados definitivos de los comicios no se conozcan hasta finales de noviembre.

Esta reforma electoral fortalecerá "el pluralismo del Parlamento", declaró a la AFP el primer ministro Guiorgui Gakharia, quien asegura que una victoria de su partido acercará a Georgia de la Unión Europea y la OTAN.

Los dos bandos políticos son partidarios de la adhesión a la Alianza del Atlántico, algo que Rusia ve con malos ojos. En agosto de 2008 estas tensiones degeneraron en una guerra entre Georgia y Rusia.

Georgia fue la perdedora en este conflicto armado de cinco días, tras el cual el Kremlin reconoció la independencia de dos repúblicas secesionistas, Osetia del Sur y Abjasia, y desplegó tropas en ellas.



Metrolibre